fbpx

Caminando por las calles de La Habana o de cualquier ciudad cubana no es difícil encontrarse cada vez con más personas que visten totalmente de blanco. Es como encontrarse con ángeles caídos o fantasmas. Pero no. Aquí los llaman santos iniciados y cumplen reglas. Se mueven por la fe y pertenecen a la religión Yoruba conocida popularmente como santería.

Vestir de blanco significa pureza. Los recién iniciados en esta religión se tienen que tapar el primer año totalmente de blanco desde la cabeza a los pies. Son las personas que están depurando durante el año. En esta religión cuando te acabas de hacer santo eres como un niño. Acabas de nacer. Hasta no cumplir el primer año no te puedes cambiar de color. No puedes usar otra ropa. A los tres meses se hace una ceremonia. Te descubren la cabeza y te dan permiso para caminar por la calle hasta las seis de la tarde. En esta ceremonia también te descubren delante de un espejo porque durante los primeros seis meses no puedes mirar tu reflejo en ninguno ya que te podrías encontrar con la muerte (llamada Ikú).

Para los extranjeros es difícil entender como funciona este sincretismo entre el catolicismo y la religión yoruba. Son cientos de costumbres y formas de adorar a Dios a quién, ellos llaman Oludumare creador y único dios.

Son religiones que tratan de resolver problemas espirituales y materiales en vida. Por ejemplo problemas de amor, una mejor posición o la salud. Son muy buenos curanderos.

Para comprender esto es necesario despojarse previamente de la creencia personal. Basan sus rituales a varias deidades o ídolos que los representan con piedras, palos, muñecos o elementos a los que les ponen toda la fe y les llaman orishas, deidades a las que se les hacen sacrificios, cánticos y oraciones.

Los babalaos son los que ostentan el título de sacerdote. Realizan sacrificios rituales de gallinas, cabras con el fin de que las deidades nos ayuden en los problemas de amor, salud, economía, etc… porque los orishas tienen que comer y beber para que se nos cumplan nuestras plegarias. Es común ver en cada rincón un orisha o un ídolo. Cada uno tiene un nombre y una representación. De esta forma cada orisha se relaciona con un santo de la tradición católica. San Lázaro se llama Babalú Ayé o San Antonio de Padua es Eleguá.

 

 

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

©2019 Tarot de Nené Todos los derechos reservados.

Contacta con nosotros

Ahora mismo no estamos conectados pero puedes mandarnos un email a contacto@tarotdenene.com y nos pondremos en contacto contigo tan pronto como recibamos tus comentarios. Un beso de Nené y su equipo.

Enviando

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?